Junto con la cirugía de aumento de senos y la liposucción, la rinoplastia Medellín es una de las cirugías más comunes entre las mujeres colombianas. Este procedimiento quirúrgico puede realizarse por dos motivos: médicos reconstructivos o con fines estéticos. La rinoplastia estética es la más realizada y tiene como fin el corregir y modificar las características naturales de la nariz para mejorar su apariencia y la simetría que tiene con el rostro.

Si no te gusta la forma de tu nariz o cómo esta encaja en la estética y simetría de tu rostro, puedes someterte a este procedimiento al acudir con un cirujano plástico certificado; este procedimiento es ambulatorio, por lo que no afectará en gran medida tus actividades cotidianas y podrás volver a casa el mismo día de la cirugía. Además, es una de las cirugías estéticas que menos complicaciones presenta, siempre que se sigan los cuidados postoperatorios adecuados.

Durante la operación puede modificarse el tejido óseo, el cartílago y la piel, por lo que el periodo de recuperación puede extenderse algunos meses para garantizar el éxito de la operación y que los resultados sean los esperados, y para ello se deben seguir una serie de cuidados que son imprescindibles.

Al igual que todas las intervenciones quirúrgicas, durante la etapa postoperatoria existen algunos riesgos que se relacionan directamente con una mala cicatrización, la infección del área intervenida, entre otras complicaciones de la salud, pero si se siguen los cuidados adecuados, el riesgo que este tipo de complicaciones se desarrollen son mínimas.

Si te has sometido a una rinoplastia Medellín o estás pensando en hacerlo, debes conocer los cuidados que necesitas seguir, estos dependen directamente del tipo de técnica que es empleada durante la cirugía, la cantidad de cambios en los tejidos que se realizaron y tu salud en general, de acuerdo con las evaluaciones previas.

Existen varios tipos de técnicas usadas para la rinoplastia, las dos más comunes son la abierta y la cerrada. En la cerrada se realizan pequeñas incisiones a lo largo del interior de la nariz; el hecho de que las cicatrices derivadas de este procedimiento sean menos visibles la hace la opción más popular. En esta técnica los cirujanos tienen una visibilidad limitada, ya que todo el trabajo se hace por dentro de la nariz, por lo que se recomienda únicamente si los cambios serán mínimos.

Las ventajas de la técnica cerrada es que hay una menor hinchazón, se reducen las probabilidades de complicaciones e infecciones, la inflamación y los edemas posteriores a la intervención son mínimos, la duración de la cirugía es mejor y no dejan cicatrices externas que pueden afectar la estética del rostro.

Por otra parte, la técnica abierta se realiza mediante incisiones en el tejido que separan las fosas nasales para exponer la estructura interior, esta pequeña incisión puede dejar una cicatriz, pero un cirujano con experiencia hará que apenas sea visible. Las ventajas de esta técnica es que el especialista tendrá una mejor visibilidad, por lo que se recomienda cuando los cambios a la estructura y los tejidos son significativos, y se puede realizar un mejor diagnóstico y cambios de último momento.

La técnica a la que seas sometida dependerá del especialista y los cambios que van a realizarse durante tu rinoplastia Medellín. Una vez que se haya determinado cómo va a realizarse, deben comenzar los cuidados. Lo primero que debes tener en cuenta es solicitar a tu médico toda la información posterior a la intervención, como si existió alguna complicación, si fue un éxito o si se tuvieron que realizar algunos cambios.

De igual manera, el especialista determinará si existe algún tipo de lesión interna que requiera de mayor cuidado u otra operación para repararla. Para que los tejidos sanen más rápido, el especialista te colocará una férula en la nariz o una escayola, la cual debes usar durante las primeras tres a cuatro semanas, incluso más si así lo determina el cirujano.

Asimismo, durante los primeros días tendrás que acostumbrarte a respirar por la boca, puesto que se colocarán gasas en los orificios nasales, ya que suele producirse un ligero sangrado, lo cual es común y no debes de preocuparte. Las gasas deben ser cambiadas cada cierto tiempo para evitar que la sangre se coagule y forme una costra que evite retirarlas. El sangrado suele detenerse en los primeros dos o tres días, en caso de que el sangrado sea muy abundante debes acudir con tu médico para una evaluación, puesto que puede representar que hubo un problema durante la intervención, pero esos casos son muy raros.

Durante la primera semana es importante que guardes reposo lo más posible, para que los tejidos sanen rápidamente, también es importante tomar abundantes líquidos y no exponerte mucho tiempo al sol y los rayos UV de forma directa. Después de la primera semana podrás volver a tus actividades cotidianas de forma paulatina con un mínimo de restricciones.

Para el primer mes se recomienda no realizar esfuerzos físicos intensos ni realizar actividades deportivas, sobre todo deportes de contacto o realizados en el exterior. Si te sientes incómoda puedes dormir de lado, pero no se recomienda demasiado, en especial si eres de las que se mueven mucho mientras duermen. La limpieza de la nariz debe hacerse de manera delicada para no interferir en la cicatrización y evitar hemorragias, la aparición de hematomas y el dolor. Todos estos cuidados ayudarán a que el proceso de cicatrización no se vea interrumpido.

Para reducir la inflamación y tratar el dolor producido después de la rinoplastia Medellín, generalmente te van a recetar anestésicos y antiinflamatorios, los cuales debes tomar siguiendo las instrucciones, y nunca debes duplicar las dosis a pesar de las molestias. En caso de que tengas mucho dolor puedes colocarte una bolsa de hielo cubierta con una tela, el frío te va a ayudar con la inflamación y reducir el dolor.

Por último, es muy importante que acudas a todas tus citas de control, en donde el cirujano plástico evaluará la recuperación, y en caso de que se detecte cualquier anomalía determinará cual es el tratamiento adecuado. El éxito de una rinoplastia depende de la calidad del trabajo del cirujano plástico, pero también de que tú como paciente sigas las instrucciones y cuidados postoperatorios.

Para más información de los cuidados que requieres después de una rinoplastia Medellín te invitamos a agendar una consulta con el Dr. Jorge Hugo Ramírez, quien te asesorará y brindará un servicio integral con los mejores resultados que superen tus expectativas. Con más de once años de experiencia, es considerado uno de los mejores cirujanos plásticos en Medellín.